¿La culpa es de Elop?

Imagen

Últimamente no paro de escuchar  criticas hacia la figura de Elop como un topo de Microsoft con la única intención de dinamitar una Nokia que según esas criticas gozaba de buena salud para ponérsela en bandeja a Microsoft, nos pintan esa Nokia como una empresa idílica y su elección por WP como una autopista al infierno, pero yo discrepo bastante de eso.

Nos situamos a finales del año 2006, Nokia domina con mano de hierro el mercado internacional de la telefonía móvil, si bien el norte americano aun se le resiste el resto del planeta le aporta cifras astronómicas que no hacen más que colocar sus terminales entre los más vendidos de la historia dominado todas las gamas desde la baja con sus s40 e inferiores a la alta con sus Symbian S60 el paradigma del smartphone de la época.

En ese  escenario el resto de sus competidores se preparan para la popularizar un nuevo tipo de tecnología ya usada en PDAs para hacerla accesible a el publico general, las pantallas táctiles, en este escenario se suceden lanzamientos, el LG Prada, varios modelos HTC, el Samsung F700 que apuntan a un cambio, y un lanzamiento especialmente singular el del Iphone, un nuevo competidor inexperto en este campo pero que conjugando varias ideas de otros (so con aplicaciones como Symbian o WP y una pantalla capacitiva en un terminal casi únicamente táctil como el LG Prada o algunos HTC) al final ofrece el producto más competivo.

Y ahí llega el primer bofetón que recibe Nokia, quizás por prepotencia, quizás por conservadurismo los siguientes años mantiene una estrategia continuista con terminales como el N95 o el N96 dos smartphones de primer orden pero que se iban quedando anticuados frente a la competencia.

En todo ese lapso de tiempo Nokia experimenta con su internet tablets, quizás el camino que debería haber tomado con urgencia pero siempre tímidamente y dando un apoyo muy reducido al proyecto, de ahí nacen sus terminales con Maemo como el N800, el N810 o más tarde el N900. Muy posiblemente de haber recibido más apoyo y distribución podrían haber competido con sus rivales.

Mientras Nokia sigue empecinada en su estrategia y Apple comienza a crecer arañando ventas en la gama alta, aun en 2007 los beneficios aumentan pero sera el ultimo año, Nokia recibe el segundo bofetón  y si cabe este más doloroso, la llegada de Android con su Dream y Magic en 2008, por que si bien Android empieza a vender tímidamente y en la gama media alta a través de HTC y alguno más, pronto se convertirá en un rival en todas las gamas.

Ya durante 2008 y 2009 sus beneficios caen claramente, a pesar del pequeño repunte de 2009 debido a una buena respuesta de la gama media con terminales como el 5800 las cartas están echadas, Nokia se empecina en seguir con su sistema estrella a pesar de las señales y saca al mercado durante 2009 y 2010 terminales como el X6, el N97 o el N8 posteriormente, algunos bastante buenos pero con un sistema que no estaba a la altura otros directamente malos como la propia Nokia reconocería sobre el N97.

Todo esto lleva a otro año de bajadas en 2010 donde Android le estaba comiendo la tortilla a pasos agigantados y Nokia lo sufría en todas las gamas, y en toda esta voragine uno de sus principales rivales llega a comerse el mercado, Samsung que presenta su Galaxy S resultando en un éxito rotundo no como sus tímidos escarceos iniciales con Android.

En este escenario salta la bomba a finales de 2010 se anuncia la llegada de Elop y más tarde el paso a la nueva plataforma de Micosoft, Windows Phone.

Así que en ese escenario fue donde se fraguo la alianza con Microsoft, con un mercado de la gama alta copado por Apple y Samsung con sus Galaxy S y Galaxy S2, con una gama baja y media en peligro debido a los Androids que cada vez comían más mercado, sin resortes económicos para impulsar una plataforma en solitario como Maemo/Meego y con un Google que obviamente no iba a priorizar a una Nokia débil teniendo otros fabricantes más fuertes y asi 2011 transcurre con más terminales Symbian como el X7, un ultimo escarceo sin apoyo como siempre a Meego/Maemo el N900 y al final del año sin tiempo para nada los nuevos Lumias 800 y 710 que cerraran un 2011 nefasto con perdidas económicas y en ventas

Obviamente durante 2012 con rivales fuertes y un sistema en pañales Nokia pudo hacer poco con sus primeros Lumias y se mantuvo en perdidas para empezar a mostrar signos de mejoría a finales de año que continúan trimestre a trimestre alejándola de las perdidas y  la espera de los resultados de Q3 donde muy probablemente salga de números rojos.

Se podría resumir que Elop llego a una empresa hundida por sus propias decisiones y que tuvo que recurrir a la ayuda de Microsoft porque en ese escenario era el único camino viable y obviamente la ayuda de Microsoft era interesada, por lo que no fue Elop el que dinamito Nokia si no todas las decisiones previas que convirtieron a la empresa más prospera de la telefonía móvil y dominadora en todas las gamas en una empresa dando perdidas.

Ni Microsoft ni Elop son unos santos, pero la caída de Nokia solo tiene un culpable, Nokia.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Un pensamiento en “¿La culpa es de Elop?

  1. Me parece bastante acertada tu opinión sobre el tema.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: