Cuando el fanatismo se te va de las manos

Internet Troll 1[2]

Pongamos que eres un bloguero, y que además trabajas en una de las mayores redes de blogs del país. Te gusta la tecnología, pero tienes cierta debilidad por una marca en concreto, por eso escribes en un blog dedicado a esa marca en concreto.  Hasta ahí nada extraño, tener preferencias personales y escribir sobre ellas es algo muy licito.

Ahora imaginemos que tienes un espíritu un poco troll, vamos que te va la marcha y picar a la gente en general, de ahí que escribas post un poco incendiarios para calentar el ambiente buscando la polémica. Obviamente el convertir eso en habito te granjea una fama. No solo ya entre los usuarios de tecnología en general o de otras marcas si no entre los propios usuarios de la marca sobre la que escribes, que vienen a leer noticias y no esperan amarillismo. Como era de esperar surgen voces criticas que se quejan de ese estado constante de crispación que buscas a propósito.

La situación en este caso no es de extrañar, en definitiva no deja de ser una reacción a la postura que mantienes, ya sea porque es lo que quieres o porque buscas otro fin como pudiera ser un mayor numero de visitas y repercusión a través de la polémica.

Pero entonces en el colmo del cinismo te dedicas a banear y borrar todos los comentarios críticos contigo, pasándote por el forro las normas de uso de la propia red de blogs,  mientras por el camino te cepillas las criticas de gente  como el segundo usuario mejor valorado en la comunidad del blog y otros tantas de veteranos y bien valorados. Su pecado, criticar el ambiente que generas a propósito del que solo disfrutan los trolls y fanáticos.

Es entonces cuando el asunto se va de las manos, porque no estas en tu blog personal donde haces y deshaces lo que te venga en gana, estas en un blog dentro de una red como weblogs, en un blog con una media de casi un millón de usuarios únicos que has convertido en tu coto privado y te dedicas a cazar a todo aquel que disiente contigo, y lo peor no es que lo hagas, lo peor es que te lo consientan.

Como imaginareis hablo de Applesfera y Miguel Michán, hablo de entrar en sus ultimas noticias y encontrar 16 comentarios de 86 o 31 de 120  borrados y varios usuarios baneados, hablo de acusar encima a los demás de generar mal rollo cuando es precisamente el quien  lo busca desesperadamente a veces de forma tan bochornosa como esta.

Una actitud chulesca y prepotente que lo único que hace es desacreditar al blog y la red donde actua de esta manera con el consentimiento de los responsables. Una pena lo que se permite por las visitas.

Anuncios
Etiquetado , ,

3 pensamientos en “Cuando el fanatismo se te va de las manos

  1. Juan Carlos dice:

    No entiendo aún por qué no lo han echado, es que es increíble hasta donde pueden llegar los fanatismos tan extremos hacia Apple. Parece como si hubiera una organización en Weblogs de editores trolls, que para mi lo conforman Manuls, Miguel Michán, Javier Penalva y Miguel López.

    Curioso que estos trolls sean fanáticos de Apple, que se dedican a alabar todo lo que hace Apple, minimizar o silenciar las cagadas de Apple, desprestigiar de alguna forma o incluso calumniar contra otras compañías y realizar análisis de smartphones totalmente parciales, en los que sale favorecido siempre el iPhone. Intentan meter a Apple hasta en la sopa, como si fuera la perfección.

    Me tienen harto y por encima tardan una vida para echar a los trolls de Weblogs, que por encima regresan una y otra vez bajo nombres distintos. Ni que los crearan ellos mismos, da mucho que pensar.

    PD: En Weblogs soy tipoaburrido.

  2. Y bueno, es más fácil doblar un Iphone que doblar cierta estupidez

  3. Yo, la única explicación que encuentro a esa sinrazón es que crecen las visitas y esto es lo único que les importa, nos guste o no nos guste. Mientras los sigan leyendo, ellos seguirán con su política. Lamentablemente esto existe en todos los ámbitos de la vida. Que me dices de esos tertulianos politiqueros, o esas tertulias deportivas donde ciertos personajes, da igual el color, defienden lo indefendible. En fin, la solución, como en todo en esta vida, depende de nosotros pero los dos sabemos que nunca nos pondremos deacuerdo.

    Un saludo!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: